Blog

Fundamentos de la improvisación en el jazz (2ª parte): Incorporando y asimilando el vocabulario

En este segundo artículo, Doug Stone (profesor asistente de Estudios de jazz de la Universidad Estatal de Luisiana, EEUU) te ayuda a aumentar tu vocabulario de jazz de una manera muy eficaz. Aprende directamente de los más grandes y escucha directamente los ejemplos de Doug.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on email

El objetivo final de todo improvisador de jazz es hacer un discurso musical creativo y espontáneo, que abarque tanto la información melódica como la armónica y rítmica y haga que todas ellas estén presentes en la melodía en cuestión, usando para ello vocabulario musical arraigado en la tradición del jazz, pero que resulta único en esa situación. Para alcanzar ese objetivo, el requisito es el estudio del material creado por los grandes improvisadores de jazz de la historia.

Para el estudiante de improvisación de jazz, es crítico identificar fuentes de vocabulario de jazz. Un fantástico punto de partida es aprender solos breves —también llamados «licks»— relacionados con información armónica específica. Para ello, puedes usar miles de fuentes. Los libros Hip Licks de Greg Fishman, volumen 1 y volumen 2 —que contienen una completa lista de «licks» muy útiles— son un excelente ejemplo de recursos impresos (por no hablar de los digitales). Estas transcripciones de solos impresas son valiosas para que un alumno descubra «licks», pero no tanto como el hecho de transcribirlas por sí mismo. En esos casos, se desarrolla una relación mucho más profunda con los licks que esté aprendiendo, asimilando realmente el vocabulario a través del uso de su oído.

Es importante ser consciente de la armonía que describe cada «lick». Yo recomiendo empezar con largas progresiones de ii-V7-I mayores, con un compás para el ii, otro para el V7 y dos compases para el I. Puedes buscar esos tipos de «lick» en libros de aprendizaje, en solos ya transcritos o prestando atención a la progresión armónica de un solo que hayas transcrito tú.

Una vez que has seleccionado un «lick» en ii-V7-I en el que quieres centrarte y que has confirmado con tu profesor que efectivamente lo es, haz el siguiente proceso:

  1. Aprende el «lick» en todas las tonalidades.
  2. Inserta el «lick» en progresiones armónicas de muchos estándares.
  3. Busca un nuevo «lick» y repite con él los pasos 1 y 2. Entonces,
  4. Inserta los «licks» números 1 y 2 en canciones.
  5. Repite el proceso una y otra vez, añadiendo cada vez más «licks».

Hay melodías que se prestan a este tipo de estudios generados por «licks». Algunos ejemplos son:

  • Tune Up (Eddie Cleanhead Vincent)
  • Lady Bird (Tadd Dameron)
  • Groovin’ High (Dizzy Gillespie)
  • On Green Dolphin Street (Bronislaw Kaper)
  • There Will Never Be Another You (Harry Warren)
  • Autumn Leaves (Joseph Kosma)
  • What Is This Thing Called Love (Cole Porter).

Transcripción del “lick” nº 1 de Sonny Stitt:

Algo que debes observar es que, al usar la longitud completa de los «licks» en ii-V7-I, deberías separarlos en ii-V7 por un lado y I por otro. Así, sólo tocas cada parte cuando es necesario: por ejemplo, ii-V7 en los primeros dos compases de There Will Never Be Another You o de Lady Bird o bien I en los compases tres y cuatro de Lady Bird o de Groovin’ High.

Sabiendo todo esto:

  • Aprende tantos «licks» en progresiones mayores ii-V7-I como puedas.
  • Aprende tantos «licks» en progresiones menores iimin7(b5)-V7(alt)-imin(Maj 7) como puedas.
  • Aprende también «licks» para progresiones cortas en ii-V7-I.
  • Inserta todos los «licks» que aprendas en progresiones de acordes.

Transcripción del “lick” nº 2 de Sonny Stitt:

Insertar «licks» en progresiones de acordes se parece a pintar con números. Si en la introducción mencionaba que el objetivo final de todo improvisador de jazz es hacer un discurso musical creativo y espontáneo, aprender «licks» y saber insertarlos supone la base para el oído y los dedos.

De hecho, cuando estés improvisando, además de oír la armonía ii-V7-I, también oirás en tu cabeza los «licks» que hayas estudiado (si lo has hecho adecuadamente) mientras improvisas. Después de haberlos practicado en todas las tonalidades y aprendido a insertarlos en el momento adecuado, serás capaz de hacer que pasen de tu cabeza a tus dedos nada más oírlos.

Escuchar vocabulario de jazz históricamente preciso y tocarlo como reacción a la música que uno percibe sobre la marcha es el corazón de la improvisación de jazz.

Espero que el ejercicio que propongo te ayude a convertirte en un improvisador de jazz de una manera seria, precisa y auténtica.

Deja una respuesta